martes, 29 de marzo de 2011

Cofradias laicas.

 
Como ustedes saben, y si no desde ahora quedan informados, yo soy creyente. Me confieso católico y seguidor de Cristo. Colaboro con entidades católicas como Cáritas o Jesús Abandonado, aunque también con otras que no tienen éste carácter católico, como Ayuda en Acción mediante el apadrinamiento de una niña que, por los años transcurridos, ya no debe ser tan niña, debe estar en puertas de convertirse en una mujer.



Una vez dicho esto y habiéndolo dejado claro, también les digo que separo perfectamente esto de otros ámbitos, como el humor. Me encanta el humor, las historias y relatos graciosos e ingeniosos, humorísticos y picantes. El humor sobre cualquier cosa, sobre la sexualidad, sobre la familia (por ejemplo, chistes sobre suegras, que conozco un montón) e incluso humor y chistes sobre la religión y sobre la iglesia. También conozco muchos. Los chistes son solo chistes, nada mas que eso, nadie debe ofenderse por ello, lógicamente si no está dicho con el expreso ánimo de ofender y menoscabar la integridad y credibilidad de alguien. Y a veces hay que decir algún “taco” o ridiculizar algo o alguien para conseguir un impacto de estupendo humor en un chiste. Muchas veces pongo mi propio nombre en personajes esperpénticos protagonistas de los chistes. Pero, insisto, los chistes son solo eso, chistes, que en la mayoría de los casos nada tienen que ver con el mundo real, porque suelen ser exageraciones llevadas a un punto extremo.



Digo todo esto, porque tampoco me recato para decir cualquier palabra malsonante, taco, etc., pues estoy acostumbrado a ello (principalmente por los chistes) y ello no disminuye en absoluto mi grado de cristianismo. En absoluto. Alguna vez un amigo o conocido me ha reprochado esa manera de hablar cuando cuento un chiste, impropia de una persona que se confiesa creyente. No opino así, y a ese interlocutor se lo he intentado explicar, no sé si con éxito o no.



Pues bien, esto viene a cuento porque he de pronunciar cosas malsonantes, pero es imprescindible para contarles lo que quería.



Unas organizaciones feministas y ateas, han organizado una “procesión laica”, justo el Jueves Santo, día por excelencia en Semana Santa, en Madrid. La procesión seguirá un itinerario casi idéntico a la procesión religiosa tradicional. Pero lo que llama la atención, por su mal gusto, asquerosidad y carácter ofensivo hacia los millones de católicos que hay en España, es el nombre que han puesto a las “cofradías” que desfilarán, a saber:  la Cofradía de la virgen del Mismísimo Coño, la Congregación de la Cruel Inquisición, la Hermandad de la Santa Pedofilia o la Cofradía del Papa del Santo Latrocinio.



Todo una retahíla de mal gusto y falta de respeto para los millones de católicos que viven en España. Esto no es humor, como explicaba antes, esto se hace con el expreso ánimo y deseo de ofender y menoscabar la integridad y credibilidad de la iglesia católica y los sentimientos de los muchos millones de cristianos y católicos que hay en España y que profesamos esa Fe.



En el fondo, son unos cobardes al hacerlo en Madrid, aunque no se como terminará la cosa allí (caso de celebrarse). Me hubiera gustado que lo hubieran organizado en sitios con la más honda raigambre de procesiones de Semana Santa, como por ejemplo Andalucía. Bueno, en realidad me hubiera gustado que no hubieran organizado nada, pero ya que lo hacen, haberla organizado en Sevilla, o Málaga, etc. Estoy seguro que allí hubieran tenido una respuesta de los andaluces y españoles que les hubieran quitado las ganas de hacer nada semejante en sus vidas.



Nadie les obliga a ser católicos, a ir a las procesiones, a ir a misa, etc., pueden perfectamente ir a la playa o de cena por ahí, a hacer deporte u otras actividades, nadie les obliga a nada. No sé a que viene esa gana de fastidiar al prójimo, de insultar sus creencias y tradiciones, que son las de España en lo mas profundo de su cultura.


Espero que reconsideren su postura y anulen esa insensatez, pues a un creyente no lo van a convencer de lo contrario organizando tales esperpentos. Son ganas de joder al prójimo, vaya que sí. ¡Huy!, ¿ven?, ya se me ha escapado una palabrota. Perdonen.

3 comentarios:

pablo dijo...

Hola Imper, pues esto no es tolerable, no es libre expresion, es xenofobia, ofensa, profanacion. Si la policia no hace nada sera un autentico menosprecio e insulto a todos los que vivimos en España, ademas de una ofensa que tarscendera fronteras. De alli a quemar iglesias con fieles dentro no queda nada y me temo que como la escalada siga asi, no tardara en verse tan tremenda salvajada.
Sigue insultando que estas perdonado.
Un abrazo
Pablo

FRAN dijo...

Hola, IMPERTER:

Esa gentuza de la que hablas en tu artículo sólo merece nuestro desprecio. Suscribo todas tus palabras, porque también soy católico como tú, pero aunque no lo fuera, solamente por respeto a la tradición mayoritaria de nuestro país, me precería una burla chabacana y sacrílega. Ya recibirán lo suyo, ya: aquí, en el más acá, y allí, en el más allá.

Besos a doña Imperterrita y abrazos para ti, querido Imperter, con un cariñoso recuerdo de vuestros amigos, los Alma.

¡Un envión chillao y a vel cuándo güerves a publical articulicos en panocho, querío amigo, que s'echan de menos!

Noé dijo...

Ya esta bien de tonterías. Esto es ilegal y si las autoridades y la justicia consienten esto tendremos, que pararlos a palos si hace falta yo no me meto ni con lesbianas, ni con feministas ni con nadie que cada uno haga lo que quiera en la vida. Pero como respeto exigo que se me respete.Y sino se me respeta me lío a hostias y me quedo solo. Que uno ya esta harto de mamarrachos que se amparan y manipulan los derec hos constitucionales y luego van de happy-flowers y son más malos que desayunar aguarrás. Lo dicho como esto se autorice va a ver hostias y les van ha llegar consagradas por faltar el respeto a los demás.