jueves, 25 de febrero de 2010

El Cristo de Monteagudo




Ante todo, perdonen el abandono en que tengo mis blogs, donde no publico desde hace muchos días. No he podido, sin entrar en largos detalles.
Ahora quiero poner éste post para anunciar el cambio en el título de mi blog. A partir de ahora se llamará “EL CRISTO DE MONTEAGUDO”
Como “El Cristo de Monteagudo” conocemos en Murcia a una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, emulación del Cristo del Corcovado brasileño, que está instalada sobre un castillo musulmán, en un cerro sito en la pedanía murciana de Monteagudo, a escasos 4 km. de la ciudad de Murcia. Dicha imagen domina y preside casi toda la huerta murciana, es visible desde muchos kilómetros a la redonda, y está ahí desde antes de que yo naciera (y los próximos que cumpliré serán 56). Todas las personas que vivimos en Murcia, y visitantes, estamos acostumbrados desde toda la vida a contemplar dicha imagen cuando salimos de Murcia, o regresamos de viaje a nuestra ciudad. Nos gusta verla, nos reconforta y anima. Ello independientemente de que los creyentes musitemos una oración y nos santigüemos. No hace daño a nadie y es un símbolo de Murcia, aceptado y querido por todos, creyentes y no creyentes. Es signo de identidad de Murcia.
Digo todo esto porque un sujeto llamado José Luis Mazón, que lidera a un grupito de juristas de izquierda, pretende que el Cristo de Monteagudo sea quitado de ahí, sea desmontado.
En 1926 se inauguró el monumento, y justo diez años después, en los comienzos de la Guerra Civil, fue dinamitado por los Republicanos. Fue en 1951 cuando se reinstaló, volviendo a coronar el querido pueblo de Monteagudo, la enorme imagen de un Cristo con los brazos abiertos en cruz. Señal de amor, paz, concordia. En torno a esa imponente escultura, sita en terreno público, hemos nacido, crecido y vivido muchos murcianos, que la consideramos, con razón, una parte esencial de nuestro paisaje existencial, patrimonio no sólo religioso sino también cultural de Murcia y de España.
Las reacciones no se hicieron esperar, y los murcianos salimos en tromba a protestar contra Mazón y sus amiguetes. Todos los murcianos, excepto IU. Me congratuló muchísimo el comprobar que el PSOE también se posicionó contra el impresentable de Mazón quien, lejos de aceptar el clamor popular, empezó a decir que tenía miedo de que atentaran contra él, que somos unos retrógrados... etc. Parece que, finalmente, no se llevará a cabo tamaña barbaridad y ofensa a toda la Región de Murcia, pero aún no está claro del todo.
También pretende Mazón, ahora, desmantelar la Cruz de la Muela, de Orihuela, monumento instalado en 1.411 y muy querido por todos los oriolanos, excepto él y sus amiguetes, que al parecer pretenden “limpiar” España de sus monumentos más queridos por todos. ¡Qué pena de hombre!, ¡cuanto odio alberga su alma!
José Luis Mazón es un abogado que ustedes conocen bien. Fue el que se encargó de “liquidar” al JUEZ (con mayúsculas) Ferrín Calamita, por el “gravísimo delito” de tener 6 meses sin sentenciar una solicitud de adopción de una niña por una pareja de lesbianas. El JUEZ argumentó que estaba realizando periciales, había pedido informes, estaba estudiando el caso, ya que ese tipo de solicitud por parte de una pareja de lesbianas era un asunto novedoso y había que hacer las cosas bien. No le valió de nada, Mazón que fue apoyado por el progrerío que impera en la justicia (con minúsculas), consiguió que Calamita fuera condenado y apartado de la carrera judicial, por esa tardanza de 6 meses, cuando el 90% de los casos de la justicia en toda España superan ampliamente ese plazo. Y lo duplican, triplican... Pero había que dar ejemplo de cómo se las gasta el lobby cuando los solicitantes son homosexuales, y Calamita fue cabeza de turco. ¡Cuantas parejas no homosexuales tardan años en conseguir una adopción! Pero los homosexuales no, son mejores que el resto de los españoles, y a quien no respete ese privilegio, caña.
Hay un error muy común que se repite y que quiero corregir: Mazón no es murciano, aunque está afincado aquí desde hace muchos años, pero él es nacido en Orihuela (Alicante), población que, por otra parte, los murcianos consideramos hermana nuestra. Un lenguaje común, cercanía, historia común, familias que residen en ambos sitios, visitas mutuas que nos realizamos con muchísima frecuencia, interrelación comercial, etc. Y, ahora, también nos hermana la amenaza de Mazón, que quiere privarnos de nuestros monumentos más queridos. Insisto, es una pena de hombre.
Así que, ya saben, cambio el nombre de mi blog. Revisaré la situación en un futuro, a ver como siguen las cosas.
Un saludo a todos.

3 comentarios:

FRAN dijo...

Hola, Imperter.
Ya he cambiado el título del blog. Espero que este señor Mazón no logre lo que se propone. Con los murcianicos no hay quien pueda.
Un fuerte abrazo, Imperter, y besos para doña Imperter

Lydia dijo...

Hola amigo,
no sabia que eras murciano. Yo tengo sangre murciana, de mi familia paterna. Siempre he dicho que tengo que visitar a Murcia antes de morirme.

Es una pena que se destruyan monumentos historicos que no hacen daño a nadie, al contrario. El pasado es tan importante como el futuro. No entiendo esta psicologia de borrar las raices culturales, es muy peligroso esto. Borras estas raices y borras la memoria para las futuras generaciones. Pero esto hace parte de todo un Plan mas grande, que por ahora no somos capaces de vislumbrar, este plan que quiere hacer de todos los europeos seres insipidos, sin historia, sin raices, sin cultura particular. Este Plan quiere transformarnos en maquinitas obedientes, uniformes y tontas. No te rias, es esto. Ahora aqui, en Murcia, mañana en otro lugar, ya veras.

Espero que logreis que no se toquen estos monumentos que hablan de hombres que creian que el territorio tenia vida, historia, que eran mensajeros de toda una visión particular del mundo en aquellos dias, y que tambien construyeron estos monumentos para generaciones futuras, humildemente y compasionadamente, la mayoria de las veces varias generaciones participaban en estas construcciones. Y esto no tiene nada que ver con la religión pero más bien con la espiritualidad, esta fuerza que hace que todos los seres humanos somos más que un trozito de huesos y carne. Y esto que es más se expresaba en aquellos tiempos en monumentos, iglesias, en las campanas, en la fé que todo esto tenia un sentido trascendental.

Buena suerte y recibe un abrazo afectuoso,

José Cemec dijo...

Hola querido amigo.

Ya he leído que quieren quitar todos los símbolos, hasta los crucifijos de las escuelas. Pero la culpa sólo la tienen los votantes, no quieren sopa, pues el plato lleno.

Yo siempre digo cuando me levanto por las mañanas: hace un día estupendo pero verás como viene algún cabrón y me lo estropea.

Estamos rodeados y estoy de acuerdo con mi amiga Lydia que esta trama es a nivel mundial y que pronto veremos a donde nos lleva. Al NOM que nos va a terminar de convertir en reses marcadas para tenernos controlados...a los que queden después del holocausto.

Un abrazo.